Oración contra los Desastres Naturales

Cuando el desastre ocurre, Dios escucha nuestras plegarias! Terremotos, tormentas, inundaciones y enormes incendios forestales pueden hacernos sentir impotentes, solos y asustados. ¡Pero sabemos que Aquel que nos creó siempre nos ama y nos escucha, sin importar lo que ocurra en el mundo!

Ten misericordia de mí, oh Dios, ten misericordia de mí;
Porque en ti ha confiado mi alma,
Y en la sombra de tus alas me ampararé
Hasta que pasen los quebrantos.

Clamaré al Dios Altísimo,
Al Dios que me favorece.

Salmos 57:1-2

¿Como podemos afrontar un desastre Natural?

ORANDO

No hay nada más poderoso que la oración en manos de un cristiano, es nuestra herramienta para hablar con el Altisimo y enviarle nuestars peticiones. Te invitamos a sentir el Espíritu de Dios que te trae esperanza y coraje.

Mientras oramos  podemos pedirle a Dios que provea fortaleza para aquellas personas que han sufrido las inclemencias de la naturaleza, ya sean en forma de Tormerntas y Huracanes, Terremotos o Aludes, Incendios o Volcanes.

La oración nos permite estar en contacto con Dios y con aquellas personas que han sufrido y sufren por los desastres de la Naturaleza, que sientan la paz y el calor que solo podemos encontrar en Cristo nuestro señor.

Que experimenten aquellos que lo necesitan Clemencia por su sufrimiento y encuentren los medios que necesitan para superar sus vicisitudes y se reunan con sus familiares .

 

Oración en Video contra los Desastres Naturales

La Oración

Te confiamos nuestros seres queridos a Ti Señor, sabiendo que a tus fieles Tú no les quitas la vida sino que la transformas, y en el mismo momento en que es destruida la morada de este exilio nuestro en la tierra, Te preocupas de preparar una eterna e inmortal en el Paraíso.

¡Padre Santo, Señor del cielo y de la tierra, escucha el grito de dolor y de esperanza, que se eleva de esta comunidad duramente probada por el terremoto!

Es el grito silencioso de la sangre de madres, de padres, de jóvenes y también de pequeños inocentes que sube de esta tierra.
Han sido arrancados del afecto de sus seres queridos, acógelos a todos en tu paz, Señor, que eres el Dios-con-nosotros, el Amor capaz de dar la vida sin fin.

Te necesitamos a Ti y a Tu fuerza, porque nos sentimos pequeños y frágiles frente a la muerte; Te pedimos, ayúdanos, porque solamente Tu apoyo puede hacernos volver a levantar e inducirnos a retomar juntos, cogiéndonos confiados uno a otro de la mano, el camino de la vida.

Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Salvador, en el que brilla la esperanza de la feliz resurrección.

Amén.

DAR

Si podemos hacerlo y conocemos de la incidencia de un desastre natural siempre podemos ayudar ofreciendo cobijo, comida, consuelo o incluso dinero. Si ocurre un desastre natural cerca de donde vivimos y podemos ayudar de forma personal, te invitamos a que tomes partido y colabores con aquellos que han sufrido las inclemencias de la naturaleza.

No hay una forma más cristiana de actuar que ofreciendo lo que tenemos para ayudar al projimo y restaurar su paz interior y Fe en Dios.

Si no podemos ayudar de forma personal siempre existe la manera de donar a diferentes asociaciones Cristianas que se implican en la atención de las personas que han sufrido los desastres naturales en cualquier parte del mundo.

REUNIÓN

¡Todos necesitamos el Espíritu de Dios en nuestras vidas! Cada domingo, nos reunimos para buscar el alimento de Dios. Al escuchar la Palabra de Dios y compartir los sacramentos, recibimos fortaleza, claridad y una nueva resolución para enfrentar nuestras preocupaciones diarias. En comunión, nos animamos mutuamente y encontramos un amor fraternal que nos sostiene en los momentos difíciles y sostienen a aquellos que lo necesitan.

¡Nos encantaría que sintieses esta increíble experiencia! Visita tu parroqua durante los servicios de adoración almenos los domingos, y comparte los momentos de adoración y reflexión cristiana con tu Iglesia.

Santo de hoy

Los Santos de hoy son
Amelia, Andres, Pablo
Ver los santos de hoy

Los ricos son los amos de los pobres; los deudores son esclavos de sus acreedores.

Difunde la palabra:

FACEBOOK

TWITTER

COPIAR ENLACE