Oración de la Mañana

El primer pensamiento de un buen cristiano por la mañana ha de ser que Dios está presente. Debemos considerar que estamos en presencia de Dios, en medio de sus grandezas, bondades y riquezas. Para comenzar el día de manera cristiana una gran forma es comenzar con una oración. Te damos tres sencillas oraciones que puedes memorizar para rezar en la mañana.

Oraciones para comenzar el día

Oración 1

Señor, en el silencio de este día que comienza, vengo a pedirte la paz, la prudencia, la fuerza.

 

Hoy quiero mirar al mundo con ojos llenos de amor, ser paciente, comprensivo, dulce y prudente.

 

Ver por encima de las apariencias a tus hijos como Tu mismo los ves y así no ver más que el bien en cada uno de ellos.

 

Cierra mis ojos a toda calumnia, guarda mi lengua en toda maldad, que sólo los pensamientos caritativos permanezcan en mi espíritu, que sea benévolo y alegre, que todos los que se acerquen a mí sientan tu presencia.

Revísteme de Ti, Señor, y que a lo largo de este día yo te irradie.

 

Amén.

Oración 2

Gracias Padre, por este nuevo día de vida que Tu Misericordia me
concede!

Qué sea para Tu Gloria, para mi bien y el de mi prójimo. Y ahora

Padre, Ilumíname para hacer bien mi parte en Tu Plan de hoy.

Amén.

Oración 3

Según Juan Pablo II esta oración le fue enseñada por su padre a través de un libro de Himnos, su padre le dijo: Rezalo y verás que Él te ayuda a comprender. Según el antiguo Pontífice rezó durante más de 40 años este himno a diario y comprendió gracias a este lo mucho que el Divino Espíritu le ayudaba.

Ven, Espíritu Creador, 
visita las almas de tus fieles 
y llena de la divina gracia los corazones,
que Tú mismo creaste.


Tú eres nuestro Consolador, 
don de Dios Altísimo, 
fuente viva, fuego, 
caridad y espiritual unción.


Tú derramas sobre nosotros los siete dones; 
Tú, el dedo de la mano de Dios; 
Tú, el prometido del Padre; 
Tú, que pones en nuestros labios 
los tesoros de tu palabra.


Enciende con tu luz nuestros sentidos; 
infunde tu amor en nuestros corazones; 
y, con tu perpetuo auxilio, 
fortalece nuestra débil carne,
aleja de nosotros al enemigo, 
danos pronto la paz, 
sé Tú mismo nuestro guía, 
y puestos bajo tu dirección,
evitaremos todo lo nocivo.


Por Ti conozcamos al Padre, 
y también al Hijo; 
y que en Ti, 
Espíritu de entrambos, 
creamos en todo tiempo.,
Gloria a Dios Padre, 
y al Hijo que resucitó, 
y al Espíritu Consolador, 
por los siglos infinitos.


Amén.

Cómo orar por la mañana

No hay que resistir el designio de Dios de obrar en nuestras almas, ilustrarlas con su luz, inflamarlas de su amor y conducirla a su voluntad. Es conveniente orar en la mañana en soledad, esta soledad es necesaria para tener una conversación dulce y familiar con Dios, consiste más en el silencio del alma que en la soledad de las personas.

El ruido nos distrae de la voluntad de Dios y de la potencia sobre quiere obrar. Dejemos la mente en calma al despertar y centrémonos en la oración, para poder escuchar a Dios y que nos llegue al corazón.

Para que Dios habite con nosotros y se comunique con nuestras almas, es conveniente que hallemos la paz en la mañana y nos recojamos en la oración. Tranquilos y devotos Jesús nos encontrará cada mañana, nos guiará con su luz y su gracia.

Te recomendamos que memorices las oraciones anteriores y así puedas utilizarlas cada mañana para orar en recogimiento y encontrar la paz en tu interior, comunicarte con el altísimo y mantenerte alejado del pecado y la tentación.

Si quieres saber como debes practicar la oración y quieres saber más sobre cómo orar correctamente puedes leer nuestro articulo sobre la oración.

Santo de hoy

El Santo de hoy es
SanMartin de Tours
Ver los santos de hoy

¡Fíjense qué gran amor nos ha dado el Padre, que se nos llame hijos de Dios! ¡Y lo somos! El mundo no nos conoce, precisamente porque no lo conoció a él.

Difunde la palabra:

La Oración de Petición

La Oración de Petición

Si frecuentamos la lectura y reflexión de la Palabra de Dios, podemos encontrar que la oración que Jesús enseña a sus apóstoles, en una gran cantidad de casos, es la oración de petición: “Padre, santificado sea tu Nombre; venga tu Reino; hágase tu voluntad…” ¡Incluso estas cosas son objeto de nuestra petición!

La Oración de Jesús

La Oración de Jesús

Si fuéramos a buscar una constante en la vida de Jesús, seguramente que la encontraríamos en la oración. La oración es el hilo oculto que enhebra todas sus acciones, tanto las brillantes y extraordinarias, como las sencillas. La oración en la vida del Señor ocupa un lugar de capital importancia, y ojalá nunca se nos olvide que Él es Dios.

La Oración por la Sanación Interior

La Oración por la Sanación Interior

Dentro de las muchas oraciones que existen, encontramos la que se denomina Oración de Sanación interior o Sanación de los recuerdos, por medio de la cual invitamos al Señor a que recorra todos los momentos de nuestra existencia, desde el momento de nuestra concepción hasta el momento actual, y que con su infinito poder, Él, que es Dios, que nos ha creado y para quien nada es imposible, haga en nosotros una nueva creación y, al recorrer todos los momentos difíciles de nuestra existencia, vaya sanando todas y cada una de las heridas que la vida nos ha dejado o que las personas nos han ocasionado.

error

Ayudanos a difundir la Palabra! 🙏

Facebook
YouTube
Instagram