El Credo

El Credo es una importante oración católica que sintetiza la creencia de los cristianos católicos. En este rezo se afirma la Santa Trinidad y la naturaleza divina de Jesucristo.

El nombre Credo sin ir más lejos proviene del Latín y se traduce como ‘Creo’. Es una oración muy antigua que se conoce desde el siglo V.

Que es el Credo

El Credo es una oración en la que se reafirma como debe vivir un creyente católico y sus creencias. En cierta medida es un resumen del catolicismo en sí.

La presencia de la Santa Trinidad es innegable en el Credo y por ello también la oración puede dividirse en tres partes.

  • Primera parte: Habla de Dios Padre creador de cielo y Tierra.
  • Segunda parte: Habla de Dios Hijo y su vida y enseñanzas.
  • Tercera parte: Sobre Dios Espíritu Santo y la santificación de las almas.

Se conocen principalmente dos versiones de este rezo. La versión proveniente de las enseñanzas de los Apóstolicas, credo apostólico o credo corto, que es más corta y es empleada con más asiduidad en la oración privada.

Y la versión proveniente del primer concilio de Nicea, credo Niceno o credo largo, que es más extensa y se es más habitual para orar en comunidad, como puede ser durante la Misa.

 

 

El Credo: Oración

El Credo apostólico (Credo corto)

Creo en Dios, Padre Todopoderoso,
Creador del cielo y de la tierra.
Creo en Jesucristo su único Hijo Nuestro Señor,
que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo.
Nació de Santa María Virgen, 
padeció bajo el poder de Poncio Pilato,
fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos,
al tercer día resucitó de entre los muertos,
subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios Padre, todopoderoso.
Desde allí va a venir a juzgar a vivos y muertos.
Creo en el Espíritu Santo, la Santa Iglesia católica
la comunión de los santos, el perdón de los pecados,
la resurrección de la carne y la vida eterna.

Amén.

El Credo niceno (Credo largo)

Creo en un solo Dios, Padre todopoderoso, 
Creador del cielo y de la tierra, 
de todo lo visible y lo invisible.
Creo en un solo Señor, Jesucristo, 
Hijo único de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos: 
Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, 
engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre, 
por quien todo fue hecho; 
que por nosotros lo hombres, 
y por nuestra salvación bajó del cielo, 
y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen, 
y se hizo hombre; 
y por nuestra causa fue crucificado 
en tiempos de Poncio Pilato; 
padeció y fue sepultado, 
y resucitó al tercer día, según las Escrituras, 
y subió al cielo, 
y está sentado a la derecha del Padre; 
y de nuevo vendrá con gloria 
para juzgar a vivos y muertos, 
y su reino no tendrá fin. 
Creo en el Espíritu Santo, 
Señor y dador de vida, 
que procede del Padre y del Hijo, 
que con el Padre y el Hijo 
recibe una misma adoración y gloria, 
y que habló por los profetas. 
Creo en la Iglesia, que es una, santa, católica y apostólica.
Confieso que hay un solo bautismo 
para el perdón de los pecados. 
Espero la resurrección de los muertos 
y la vida del mundo futuro.

Amén.

Como rezar el Credo

Este rezo que tiene como finalidad no solo acercarnos a Dios durante el proceso de oración, sino que también persigue hacer catecismo y enseñar las verdades de la creencia cristiana.

El credo ha de conocerse de memoria ya que todas sus afirmaciones tienen un motivo pero además debemos entender el significado de las frases que componen esta oración, por que esta oración encierra en sus palabras toda la definición de la Iglesia Católica.

Santo de hoy

El Santo de hoy es
SanMartin de Tours
Ver los santos de hoy

¡Fíjense qué gran amor nos ha dado el Padre, que se nos llame hijos de Dios! ¡Y lo somos! El mundo no nos conoce, precisamente porque no lo conoció a él.

Difunde la palabra:

La Oración de Petición

La Oración de Petición

Si frecuentamos la lectura y reflexión de la Palabra de Dios, podemos encontrar que la oración que Jesús enseña a sus apóstoles, en una gran cantidad de casos, es la oración de petición: “Padre, santificado sea tu Nombre; venga tu Reino; hágase tu voluntad…” ¡Incluso estas cosas son objeto de nuestra petición!

La Oración de Jesús

La Oración de Jesús

Si fuéramos a buscar una constante en la vida de Jesús, seguramente que la encontraríamos en la oración. La oración es el hilo oculto que enhebra todas sus acciones, tanto las brillantes y extraordinarias, como las sencillas. La oración en la vida del Señor ocupa un lugar de capital importancia, y ojalá nunca se nos olvide que Él es Dios.

La Oración por la Sanación Interior

La Oración por la Sanación Interior

Dentro de las muchas oraciones que existen, encontramos la que se denomina Oración de Sanación interior o Sanación de los recuerdos, por medio de la cual invitamos al Señor a que recorra todos los momentos de nuestra existencia, desde el momento de nuestra concepción hasta el momento actual, y que con su infinito poder, Él, que es Dios, que nos ha creado y para quien nada es imposible, haga en nosotros una nueva creación y, al recorrer todos los momentos difíciles de nuestra existencia, vaya sanando todas y cada una de las heridas que la vida nos ha dejado o que las personas nos han ocasionado.

error

Ayudanos a difundir la Palabra! 🙏

Facebook
YouTube
Instagram