Cómo combatir los 7 pecados capitales

Todos han oído hablar de los siete pecados capitales, incluso se han hecho películas sobre ellos, pero ¿con qué frecuencia escuchas sobre formas de luchar contra ellos?

Los siete pecados capitales: orgullo, envidia, ira, pereza, avaricia, gula y lujuria, tienden a ser personajes fuertes para varias películas, cómics, dibujos animados y más, pero a menudo se toman a la ligera, sin tener en cuenta la gravedad de lo que se habla.
El orgullo ha destrozado a las familias, la avaricia ha hecho trizas a la humanidad y la envidia evita que las personas sientan la alegría que Dios tiene por cada uno de nosotros. Entonces, ¿cómo podemos luchar contra estos pecados y vivir para Dios?
Podemos pasar días discutiendo formas de combatir el pecado, pero tómese un momento para revisar la siguiente lista como una guía rápida y fácil para ayudarnos a todos a permanecer en el camino correcto. Para seguir a Dios, debemos:

Orgullo

pecado del orgullo hombre muy orgulloso

Admite que puedes estar equivocado.

Podemos luchar contra el orgullo al aceptar el hecho de que ningún ser humano tiene la verdad absoluta, salvo Cristo. Está bien fallar a veces; de hecho, el fracaso es necesario para lograr los objetivos. Nos impide tener grandes egos y nos fortalece de nuevo cuando elegimos intentarlo nuevamente.

Cuando tenga una discusión con su cónyuge o hijos, no se defienda obstinadamente cuando sepa en el fondo que ha cometido un error. Acepta la pérdida, discúlpate y permítete avanzar.

 

Envidia

pecado de la envidia, chico muy envidioso.

Aceptar que no podemos tener todo

Trabajamos duro, ahorramos nuestro dinero y compramos las cosas que deseamos, pero alguien más siempre tendrá más a su nombre.
Mantenerse al día con los últimos modelos no traerá alegría. Dios nos dice en 1 Corintios 13: 5 que «el amor nunca es celoso», y amar a nuestro prójimo es uno de los Diez Mandamientos.

Entonces, la próxima vez que comiences a sentir envidia de lo que otros tienen, mira lo que Dios te ha bendecido y di una breve oración de agradecimiento. Pídale a Dios que cambie su corazón y le permita estar agradecido por las bendiciones que Él le ha otorgado. Ore para que Dios lo ayude en su viaje en la vida, y repita la oración todos los días hasta que se dé cuenta de que ya no supervisa los dones que Él le ha dado.

 

Ira

Ira

Cálmate, cuenta hasta diez y respira.

La ira es un pecado feo. Las personas a menudo lamentan la rápida conclusión de una relación importante después de las palabras vengativas pronunciadas con ira.
Lo peor es la facilidad con que la ira puede escalar para manifestarse en el ámbito físico. Las personas que tienen problemas para contener su ira han perforado agujeros a través de la puerta, arrojado artículos caros al piso e incluso han arremetido contra sus seres queridos.

¡No dejes que la ira te controle!

Dios tiene un plan para todos nosotros. Parte de ese plan nos permite conocer quiénes somos y quiénes queremos ser. Dios está con nosotros en cada paso de ese viaje. Si notas que estás luchando con la ira, pídele a Dios que te ayude a controlarte y, aunque parezca juvenil, recuerda contar hasta diez mientras estás enojado.

Hazlo mentalmente a un ritmo lento mientras inhalas profundamente, lo sostienes por un momento y luego exhalas.

Hable con un ser querido o con el liderazgo de su iglesia si necesita a alguien que lo responsabilice, y enséñese cómo aceptar que no todo saldrá como usted quiere. Eso no siempre es tan malo.

 

Pereza

pecado de la pereza, hombre perezoso

La vida no se trata solo de nosotros

Nuestras acciones y prioridades afectan a quienes nos rodean.
Con eso en mente, sepa que cada vez que elige ser flojo en lugar de encontrarse con los amigos con los que hizo planes con semanas de anticipación, está perjudicando su relación con ellos.

Cuando eliges quedarte en pijama jugando o viendo películas todo el día, tus relaciones sufren, al igual que tu cintura.

Ser perezoso no se limita necesariamente a negarse a asistir a las funciones sociales: ser perezoso incluye la negativa a escuchar cuando Dios le dice que tome unas pocas horas cada semana para ayudar a alimentar a los hambrientos o ir al banco para obtener algo de dinero para donar a una buena causa.

Manténgase activo mental y físicamente participando en eventos de divulgación. ¡Ora por las personas en tu tiempo libre, haz la obra de Dios y evita que el pecado del perezoso te venza!

 

Avaricia

pecado de la avaricia

Cuanto más damos, más recibimos.

Es difícil compartir cuando sentimos que hemos ganado algo. A veces, la codicia se manifiesta de manera obvia, como ignorar la súplica de una persona sin hogar por comida, pero a veces la codicia permanece oculta para los demás. A veces podemos ser codiciosos sin darnos cuenta porque todos piensan en el dinero cuando piensan en la codicia.
Estás siendo codicioso cuando eliges saltarte a la iglesia para dormir porque te pasaste la noche anterior, a pesar de saber que tuviste Misa a la mañana siguiente. Estás siendo codicioso cuando le dices a la gente que estás demasiado ocupado para pasar tiempo con ellos, luego te sientas durante horas en tu computadora sin lograr nada.

Dios nos dice que no seamos codiciosos, que ayudemos a nuestro prójimo y que demos de nosotros mismos. La vida de Jesús fue un excelente ejemplo de cómo dar.

Cuando te encuentres escondiendo la última galleta o negándote a alimentar a los hambrientos, pídele a Dios que te ayude a hacer lo correcto, luego hazlo.

 

Gula

Gula

La comida es excelente, pero Dios es mejor.

¿Tienes una relación de amor y odio con la comida? ¿Qué pasa con una relación amor-amor?

Si eres como yo, te despiertas e inmediatamente planeas tu desayuno. Mientras lo preparas, estás comiendo y pensando en lo que tendrás para almorzar, ¿suena familiar?
Quizás tengas un problema con la gula.
Tal estilo de vida puede conducir a un desequilibrio entre su salud física y mental, las cuales afectan a quienes lo rodean.

Cuando comienzas a comprar tamaños más grandes de comida, es fácil ver una caída en tu autoestima. Cuando te sientes deprimido, los que te rodean lo notan. Esto puede convertirse en depresión, lo que también aleja a amigos y familiares.

Para evitar la glotonería, recuerde que no necesita terminar toda la comida que ordenó para el almuerzo. Las sobras se pueden calentar adecuadamente para que su comida no esté masticable o seca. No necesitas comer cuando estás aburrido. Trate de hacer otra cosa, como matemática mental o haga algo más atractivo para evitar comer bocadillos.

 

Lujuria

lujuria y pecado original

El sexo es temporal, el amor es eterno.

Es fácil ver a una persona atractiva y sentirse bien con lo que ves, pero no hay razón para desvestir a las personas con los ojos.
Esto no solo es inapropiado, sino que también es una puerta de entrada a otros pensamientos y actividades lujuriosos más intensos.

«Mira pero no toques» siempre es un buen modo de espera. Apreciar la forma humana es normal, pero mirar pornografía y tentarse con una relación extramarital va más allá de la apreciación y cae en la categoría de «lujurioso».

Si te sientes ansioso por alguien que no es tu cónyuge, considera dedicar tiempo a trabajar en ti mismo. Intente hablar con un líder de la iglesia o un amigo cercano o miembro de la familia.

Cavar profundo. ¿Por qué te sientes como te sientes? ¿Cuáles son tus objetivos finales? ¿Qué podrían estar enmascarando estos deseos?

 

Es fácil ceder a la tentación, y casi todos los pecados capitales involucran precisamente eso. Ceder. Cuando te sientas cediendo a estos pecados, ora, pide ayuda y trabaja para cambiar los hábitos que conducen a tales oportunidades. Recuerda, Dios siempre está ahí para ayudar.

 

Es fácil ceder a la tentación, y casi todos los pecados capitales involucran precisamente eso. Ceder. Cuando te sientas cediendo a estos pecados, ora, pide ayuda y trabaja para cambiar los hábitos que conducen a tales oportunidades. Recuerda, Dios siempre está ahí para ayudar.

Santo de hoy

Los Santos de hoy son
Amelia, Andres, Pablo
Ver los santos de hoy

Los ricos son los amos de los pobres; los deudores son esclavos de sus acreedores.

Difunde la palabra:

FACEBOOK

TWITTER

COPIAR ENLACE