Ave María

La oración Ave María es una de los principales rezos de la cristiandad. Es una de las oraciones dirigidas a la Virgen Santa María junto con la Salve y cuando rezamos el Avemaría hablamos con la Señora.

El Ave María tiene origen en el saludo que le hace el Ángel Gabriel a la Virgen María, en el que le anuncia que concebirá a Jesús como se nos describe en el evangelio según San Lucas. El Arcángel San Gabriel saludó a la Virgen, se dirigió y le dijo: «y bendito es el fruto de tu vientre«, palabras que también fueron anunciadas por Santa Isabel.

Y entrando el ángel en donde ella estaba, dijo: ¡Salve, muy favorecida! El Señor es contigo; bendita tú entre las mujeres.

Lucas 1:28

La Oración: AveMaría

Ave María en Español

Dios te salve María
llena eres de gracia
el Señor es contigo;
bendita tú eres 
entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto 
de tu vientre, Jesús. 
Santa María, Madre de Dios,
ruega por nosotros, pecadores,
ahora y en la ahora
de nuestra muerte.

Amén.

Ave María en Latín

Ave Maria, gratia plena, 
Dominus tecum. 
Benedicta tu in mulieribus, 
et benedictus fructus ventris tui, Iesus.
Sancta Maria, Mater Dei, 
ora pro nobis peccatoribus, 
nunc, et in hora mortis nostrae.

Amen.

La Virgen Santa María

María es Madre de Dios, es gran Señora llena de virtudes y gracia y está en el cielo en cuerpo y alma. Es también nuestra Madre ya que Jesús nos adoptó como hermanos y la Virgen Santa María como hijos a todos los hombres.

Es tan excelsa la Señora que después de Dios no hay nadie tan excelente como su Madre, es la persona más amada por las tres divinas Personas y a quien más favorecen, más que a cualquier otra criatura. Tal es su gracia que es mayor que cuanta ha distribuido entre todos los ángeles y santos y esta gracia se multiplicó gracias a su perfecta cooperación, lo cual le otorga santidad sin igual solo por debajo del mismísimo Dios.

La santidad de la Virgen María

Tal es la pureza y santidad de Santa María que no murió por enfermedad corporal, si no por fuerza de caridad y el deseo de estar con su santísimo Hijo en la gloria. Su cuerpo al morir no sufrió descomposición y se mantuvo incorruptible y según la tradición de la Iglesia fue resucitada a los tres días por obra de su Hijo y ascendida entre coros de ángeles fue conducida hasta Jesús en lo más alto de los cielos.

No debemos olvidar lo mucho que debemos a María Santísima , por haber concebido al Hijo Divino y el sacrificio que hizo, mucho le costaron los pecados del hombre y mucho amor nos tiene. agradezcamos con una pequeña oración.

Oración a María

María, madre de gracia, madre de misericordia, defiéndenos del enemigo, y ampáranos ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Recuerda realizar la oración de corazón y concentrado en el diálogo con el divino, puedes leer nuestro articulo sobre la oración aquí.

Santo de hoy

El Santo de hoy es
SanMartin de Tours
Ver los santos de hoy

¡Fíjense qué gran amor nos ha dado el Padre, que se nos llame hijos de Dios! ¡Y lo somos! El mundo no nos conoce, precisamente porque no lo conoció a él.

Difunde la palabra:

La Oración de Petición

La Oración de Petición

Si frecuentamos la lectura y reflexión de la Palabra de Dios, podemos encontrar que la oración que Jesús enseña a sus apóstoles, en una gran cantidad de casos, es la oración de petición: “Padre, santificado sea tu Nombre; venga tu Reino; hágase tu voluntad…” ¡Incluso estas cosas son objeto de nuestra petición!

La Oración de Jesús

La Oración de Jesús

Si fuéramos a buscar una constante en la vida de Jesús, seguramente que la encontraríamos en la oración. La oración es el hilo oculto que enhebra todas sus acciones, tanto las brillantes y extraordinarias, como las sencillas. La oración en la vida del Señor ocupa un lugar de capital importancia, y ojalá nunca se nos olvide que Él es Dios.

La Oración por la Sanación Interior

La Oración por la Sanación Interior

Dentro de las muchas oraciones que existen, encontramos la que se denomina Oración de Sanación interior o Sanación de los recuerdos, por medio de la cual invitamos al Señor a que recorra todos los momentos de nuestra existencia, desde el momento de nuestra concepción hasta el momento actual, y que con su infinito poder, Él, que es Dios, que nos ha creado y para quien nada es imposible, haga en nosotros una nueva creación y, al recorrer todos los momentos difíciles de nuestra existencia, vaya sanando todas y cada una de las heridas que la vida nos ha dejado o que las personas nos han ocasionado.

error

Ayudanos a difundir la Palabra! 🙏

Facebook
YouTube
Instagram